MARTÍN ALEJO

¡Hola a tod@s!



Soy Martín Alejo, tengo 21 años, y me encantaría decir que llevo esquiando todo ese tiempo. Por suerte para mi, no ando muy lejos, ya que me puse unos esquís por primera vez con 2 años.




Toda mi vida ha girado en torno al esquí, y a medida que he ido creciendo y madurando, he trasladado este sentimiento a la montaña. Mi padre (profesor de esquí con más de 30 años de experiencia) fue el encargado de enseñarme a esquiar, y con ayuda de mi madre, enseñarme a amar este deporte.


El esquí me ha dado mucho, y también pienso que me ha aportado otro tanto como persona gracias a todas las experiencias que me ha permitido vivir.


Comencé en Sierra Nevada, en un equipo de competición de esquí alpino, el Club de esquí Caja Rural de Granada. Siempre que podía, después de los entrenamientos, me escapaba a hacer “bañeras” y fueras de pista. Fueron unos años geniales, donde gracias a mis entrenadores Paco León y Fernando Justicia, aprendí la disciplina de la competición y a ser un ¨friki¨ del esquí.



Sería un poco más tarde cuando me di cuenta de que mi verdadera vocación eran los baches, y fue en este mismo club donde encontré a la que sería mi familia de la nieve, con otros que más tarde llegarían de la mano.


Todo fue progresando hasta que llegó mi primer podium en unos Campeonatos de España absolutos, en mi primer año en el Centro de Tecnificación en Sierra Nevada con Gustavo Wilhelmi como entrenador (del que no me separaría). A todo esto hay que recordar un poco antes uno de mis grandes lastres, romperme el ligamento cruzado anterior.


A partir de este primer logro llegaron mis primeras carreras de Copa de Europa, victorias en los Campeonatos de España absolutos, unos muy deseados Mundiales Junior (en los cuales pude participar 4 veces), una Copa del Mundo agridulce, y como colofón a mi carrera deportiva, unos Campeonatos del Mundo absolutos en casa, mi estación, Sierra Nevada en 2017 (todo esto en la modalidad de baches). Sinceramente, aunque no he podido cumplir mi sueño de ir a unas Olimpiadas, no puedo estar más feliz por todas las experiencias que he vivido, los países que he visitado, y por supuesto, las personas que se han cruzado en mi camino.



En 2018 empezó mi relación con Iliberis, un gran amigo que por aquel entonces era el jefe de profesores de Iliberis School, Rufo del Castillo, me animó a hablar con los jefes (Juan Luis y Montse) para pedirles apoyo, a los cuales no me hizo falta prácticamente convencer, y no dudaron en apoyarme en todo lo que pudieron, y por lo cual les estaré eternamente agradecido. Ese sería el comienzo de una bonita amistad tanto con ellos como con todo el fantástico equipo de Iliberis: Pablo, Ángeles, María, Ismael...


Desafortunadamente, y sin yo saberlo, ese sería mi último año como deportista. Sin embargo, ellos no han dudado en seguir apoyándome, y actualmente, cuento con la esponsorización/ apoyo de marcas como Picture Organic Clothing u Oakley, gracias a ellos.


En la actualidad (desde hace dos años) me encuentro como entrenador del equipo de competición de Freestyle del Club Esquí Nazarí, junto a mi gran amigo, y ex- compañero de batallas, Jorge Montoya. Es una bonita forma de seguir ligados al deporte que amamos y a la competición.


Este año, además, cuando la Universidad me da un respiro entre semana, he empezado a trabajar en Iliberis School como profesor de esquí, y la verdad, no puedo estar más contento de pertenecer a este equipazo de grandes profesionales. Espero seguir aportando mi granito de arena a esta escuela por muchos años más.


Para poder calmar mi personalidad competitiva me he aficionado al esquí de montaña, en el que compito a nivel andaluz y nacional, eso sí, ya a nivel amateur y sin presiones. Me sirve para preparar mi temporada de verano con la bici (si... la bici también, a veces puedo llegar a ser muy pesado, jajajaja...) y me ayuda a conocer mejor la montaña.



Como extra, por si no fuera poco, cada año colaboro durante la temporada con la empresa de Formación SAFE durante los cursos de Técnico Deportivo de niveles II y III en la asignatura de Freestyle, lo cual me encanta y me aporta otro punto de vista de la formación e instrucción, y además, me da algunas ideas sobre donde, por qué no, puedo enfocar mi futuro.


Después de esto, tengo poco más que deciros, a parte de daros las gracias por leer este pequeño trocito de mi vida y experiencia en la nieve, e invitaros a que vengáis a conocer al gran equipo de Iliberis e Iliberis School. Os puedo garantizar que la experiencia no os va a decepcionar.


Por último, y como adelanto os puedo a decir que si os interesa el mundillo del Freestyle, tenemos un proyecto muy bonito entre manos con Iliberis y el Club de Esquí Nazarí. Os animo a seguir conectados para que veáis como avanza...


Ahora ya sí, muchas gracias a todos y especialmente a Iliberis por confiarme la entrada de este blog, y...


¡¡¡¡¡¡¡¡NOS VEMOS EN LA NIEVE!!!!!!!!!



197 vistas
0